Fayeline Nighleage / Luna Hysgarlad

Chiquilla de Patricia Nighleage / Escalpelo de los Sabios

Description:

Edad aparente: 8 años
Estatura: 1.10m
Cabello: Rubio platinado, corto.
Piel: Blanca, casi pálida.
Clan: True Brujah
Curiosa y servicial, casi encantadora, buena cocinera, organizada, maestra de arrojar cuchillos, infiltración y una de las mejores discípulas de Slain en Tortura. Le gusta la sangre fresca, aunque prefiere no tomarla de los que ya están muertos. Tiene la agilidad, el balance y la vista de un gato, ambidiestra y bastante más fuerte, persuasiva, manipuladora y peligrosa de lo que aparenta. Le encantan las bufandas y los hurones.

Bio:

Luna Hysgarlad es una de esas personas que tuvieron demasiada suerte (o demasiado infortunio) al momento de nacer. Su padre, Nox Hysgarlad era un genio que se graduo a los 20 años de la carrera de Virologia humana además de ser uno de los científicos más importantes en Canadá en el campo de investigación de enfermedades sanguíneas adquiridas y congénitas. Trabajo toda su vida para los laboratorios Nighleage y a sus 30 años tenía la vida resuelta: Un trabajo estable, una esposa que lo amaba y una hija recién nacida.
Cuando Luna estaba a punto de cumplir los 6 años, su padre recibió la noticia de que se le solicitaba en la sede de Laboratorios Nighleage, en Gray Hills, California. En cuanto Luna termino su educación preescolar, la llevaron en un avión a Gray Hills para empezar su nueva vida en los Estados Unidos.
El trayecto fue tranquilo y llegarían justo un dia antes del cumpleaños de Luna. Entonces el destino les jugo su carta más torcida: Fueron atacados por un grupo de Vampiros en el camino. El taxi en el que iban fue volcado durante un alto, atacando al taxista y a los padres de aquella niña confundida y asustada. Solo podía ver como en vano, su padre trataba de defender a su madre y a ella, mientras le arrancaban un brazo y lo tomaban del cuello para beber su sangre. Con su madre fueron más benignos, solo rompiéndole el cuello para quitarla del camino hacia Luna. La pequeña solo cerró los ojos mientras aquellas bestias con forma humana se le acercaban como lo hiciera el lobo cuando acecha a un cordero. Entonces gritos infrahumanos, crujidos atronadores y sonidos grotescos inundaron la calle por unos segundos y al final, un silencio tan sordo y oscuro que helo hasta el alma de Luna. Abriendo los ojos, descubrió a una sola mujer, de cabello largo y oscuro como la noche que contrastaba con su bata blanca de laboratorio aproximándose a ella mientras recogía un maletín que estaba cerca del cadáver de su padre. La mujer la tomo en brazos y solo se limito a decirle “Hola linda, me llamo Patricia. Gusto en conocerte”.
Esa noche fue eterna para Luna, mientras la veía pasar en los brazos de aquella mujer, quien no solo era hermosa, si no irradiaba una extraña aura de calidez muy a pesar de sus frías manos. Entonces la niña se armo de valor y pregunto todas las preguntas que pudo tener en ese momento. Patricia era puntual y tajante al contestarlas, no tomando en cuenta la edad de aquella pequeña, contestando con el tacto y el cuidado de un taladro hidráulico. “Están muertos”, “Eran Vampiros”, “También soy un Vampiro”, “Tu padre era alguien importante”, “Viviras conmigo” eran las respuestas que sonaban en medio de la calle vacía. La niña solo se encogió de brazos y sollozo tratando de no hacer ruido.
Llegaron a una mansión enorme y muy elegante dentro de la cual había otras personas trabajando. La Mansión parecía elegante por fuera, pero por dentro era más como un laboratorio llena de tubos, contenedores y libros. Cuando llegaron la llevo con una de las personas que trabajaba y le dijo “Ella es hija del doctor Hysgarlad, y aquí está su investigación. Al parecer tuvieron un accidente y ella estará a mi cuidado a partir de ahora, así que también es su responsabilidad” mientras volteaba la cabeza hacia Luna como diciéndole que a partir de ese momento ella tenía la libertad de hacer lo que ella quisiera.
Durante 2 años, Luna creció en un ambiente de laboratorio, en el que aprendía todo lo que los científicos del lugar le enseñaban, pasando sus noches leyendo las notas de las investigaciones y los libros en los estantes de la mansión. Luna sabia quien era Patricia y a pesar de ello, aprendió a no temerle y tratar de saldar su deuda con ella; Después de todo, Patricia le había salvado la vida. La “Señorita Nighleage”, como le decía la niña, encontraba fascinante la cordialidad y disponibilidad de la jovencita no solo para aprender, si no para servir. A pesar de no interesarse por la vida humana, la niña tenía lo que ella buscaba: La fascinación por el mundo y la lealtad. Durante su cumpleaños número 8, Patricia le dijo a Luna que quería volverla un vástago, a lo cual Luna con una sonrisa inocente le contesto “Claro mama!”. Esto quebró la poca fuerza de voluntad que el vampiro tenia, dándole un beso en la frente y diciéndole “Cuando cumplas tu mayoria de edad, compartiré esta maldición contigo, así ambas podremos mantenernos unidas”.
Esa misma noche, Luna fue a dormir mientras Patricia continuo con su investigación, pero un enorme ruido la saco de concentración. Buscando el origen de dicho sonido fuera de su “bunker” que tenía por oficina, se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo: El Sabbat ataco su laboratorio. Los científicos de la mansión Nighleage (muchos de ellos Ghouls y algunos más vampiros) se defendieron con todo lo que tenían, pero aquella manada era más fuerte y salvaje. “Están rompiendo el pacto que hice con Sarajevo!!!” grito Patricia mientras corría a los cuartos superiores, donde dormía Luna. Cuando llego, su expresión cambio a una mueca de horror: Un vástago le estaban arrebatando la vida a Luna. No pasaron más de 10 segundos de irascible y desmesurado frenesí para que aquel vampiro cayera descuartizado. Patricia, desesperada, buscaba como mantener a la niña con vida, pero había perdido mucha sangre. No vio más opción y mordió a la niña. Cuando bebió su última gota, perforo su muñeca con sus uñas y le regalo la sangre que fluía de ella. La jovencita, en un grito desgarrador, despertó mientras parecía sufrir el dolor más profundo y aterrador, actuando por reflejo y mordiendo la muñeca de su nuevo Sire.
Aquella noche, Patricia llamo a un viejo amigo, Slain, para que la ayudara a salir de aquel problema. “Te debo una” Fue la primera frase consiente que escucho Luna desde su abrazo. “Ahora condenas niñas Patricia?” Dijo aquel sujeto con un rostro tan deslumbrante que hasta una niña como ella quedaría encandilada.
Desde ese incidente, en el que más del 80% de los ayudantes de Patricia Nighleage murieron ante la manada de “Reminiscencia de la Agonía Repentina “, ella tomo la decisión de entrenar a Luna e introducirla al mundo vampirico con un nuevo nombre: Fayeline Nighleage. No solo seria reconocida como su chiquilla, sino también como su “hija” ante todos.
Luna, Ahora llamada Fayeline Nighleage, entreno con su “madre” y con los antiguos miembros de la manada “Pesadilla” en combate e infiltración. Cuando Slain intento que la niña matara a otro vástago, Fayeline se negó. Sentía que sería un caso perdido hasta que descubrió un “hermoso” regalo solo otorgado a los niños: la inocencia. Descubrió que su naturaleza vampírica y su inocencia eran una mezcla perfecta para la tortura. La entreno a tal punto en que descubrió un potencial que nunca había visto en otro vástago.
Cuando el entrenamiento termino, Slain le pidió a Patricia que dejara a la niña estar en su manada, pero ella se negó. “Te debo una sí, pero este no es el momento de que me cobres el favor”. Patricia tenía otros planes para Fayeline, pero no como su hija, si no como Luna Hysgarlad. Durante todo un año, Luna Hysgarlad quien se gano el titulo del “Escalpelo de los Sabios” realizó una serie de “interrogatorios” a investigadores y doctores de otros laboratorios: Patricia descubrió la verdad del ataque a su laboratorio y No iba a perdonar a los involucrados. Los conspiradores ya habían hablado y todo indicaba que el Sabbat tenía una oscura agenda en Gray Hills, Ahora Patricia con el teléfono en la mano izquierda y con su “hija” en la mano derecha realiza una llamada: “Slain, es hora de que me cobres el favor que te debo”.

Fayeline Nighleage / Luna Hysgarlad

Gray Hills MamarrachoPro